.
  REFLEXIONES
 




“Lástima al ojo”



 
El terreno estaba lleno de yerbas, piedras y vidrios rotos. Algunas personas habían tirado su basura en el terreno viejo y abandonado. Para hacerlo peor, una casa que se estaba pudriendo estaba en medio de el terreno. Las ventanas de la casa habían sido rotas hace muchos años. El rumor era que la casa estaba llena de ratas y ratones. La gente exageradamente evitaban pasar por ese lugar, no había esperanza para aquella casa. La unica forma de arreglar este lugar sería destrucción
Una hermosa mañana en otoño, una mujer conocida como la Jardinera caminó por el terreno. Las hierbas estaban al nivel de su cintura, las moscas volaban encima de la basura y la casa se veía igual de fea como siempre. La mujer se paró y despues caminó alrededor del terreno. Algunas personas del pueblo se le quedaron viendo mientras tomaba varias páginas de notas.
Y por el pueblo todos sabían lo que había pasado. La Jardinera había tenido suficiente, iba a demandar que la ciudad limpiara el terreno. ¿Como podría ser que alguien estuviera enojada con ella? El terreno era una desgracia para todo el pueblo. No importaba que sería costosa la limpieza; la ciudad tiene que encontrar el dinero. Simplemente no era bueno tener un terreno como ese en su pueblo. Alguien tenía que hacer algo.
Varios días después la Jardinera habló con el gobernador. El recepcionista se preparó para una lucha; "verás, el gobierno simplemente no tiene el dinero que se necesita para arreglar el terreno. La Jardinera caminó hacia el escritorio y sacó sus notas y le dijo algo al recepcionista que el nunca olvidaría. Ella pregunto, "¿Cuanto cuesta el terreno y la casa abandonada en la calle Tocino #371? Me gustaría comprarlo."
El recepcionista pensó en eso, el rumor del pueblo no pudo estar más lejos de la verdad. La Jardinera no quería destruir el terreno, sino que quería comprarlo. Vio los pocos papeles que había de la casa y por fin pudo decir, "Han habido muchos impuestos que no fueron pagados, así que solo la casa te costaría mucho, sin incluir los costos de arreglar el terreno."

La Jardinera contestó, "No te preocupes por eso, el terreno esta a la venta o no?"

El recepcionista se rascó su cabeza y dijo, "Si, Señora, el terreno está a la venta." La Jardinera compró el terreno.

La Jardinera y su esposo trabajaron todo el verano, quitando las yerbas y la basura, y arreglando la casa. Sembraron varios tipos de hermosas plantas y agregaron caminitos de piedra. En la parte de atrás de la casa, pusieron una fuente. Cortaron los árboles y las otras plantas. El terreno que antes era una lástima al ojo ahora era un lugar espectacular. Amor, tiempo y un poco de trabajo transformaron el terreno. Ahora la gente iba al terreno mucho.

Lo que la Jardinera hizo después sorprendió a todos del pueblo, puso un letrero en frente de la casa que decía "El Centro de Jardín, abierto al público, clases jardineras gratis". Ella quería enseñarle a otros como transformar lugares que eran una lástima al ojo a un lugar hermoso. La Jardinera supo que este terreno podría ser transformada porque cuando ella era joven, alguien le enseñó a ella a arreglar su terreno.
Algunos son como la casa podrida en medio de el terreno llena de basura, se ven sin valor y muchos le exageran cuando evitan a ese tipo de personas. Tal vez sea el niño  que molesta a todos en la escuela, o el vecino que estudia demasiado. La Biblia dice que todos tenemos basura en nuestras vidas. La basura en nuestras vidas se llama pecado. Las Buenas Noticias son que ninguno de nosotros es considerado basura en los ojos de Dios; de hecho el no quiere que ninguno se pierda. (2 Pedro 3:9) Dios se quiere desaparecer  del pecado en nuestras vidas, pero no podemos hacerlo solos. Necesitamos pedirle perdón a Jesús y también necesitamos un corazón nuevo. Y somos "nacidos de nuevo" para seguir a Dios. Igual que la Jardinera en la historia de hoy, debemos querer compartir las Buenas Nuevas con otros para que sus vidas puedan ser transformadas por Dios. Recuerda, una vez que Dios haya transformó el terreno de tu vida, necesitaras decirle a otros del cambio que Dios ha hecho en tu vida. Cuando ves a otros, ¿Ves una lástima al ojo o un jardín?